Ambientación
El extraño evento a puertas abiertas de tu colegio debería haber sido la primera advertencia. Ya casi se acababa el año escolar, sólo los mayores de ocho años podían asistir a la celebración que prometía ser una de las mejores jornadas escolares.

Aunque todo estaba cubierto de nieve, el cálido sol invitaba a recorrer el decorado colegio. Tiendas de comida, competencias, juegos, eventos, música, foros de debate, tantas cosas sucediendo al unísono que fue imposible para cualquiera darse cuenta de la farsa.

Lo único que escuchaste fue la explosión proveniente del medio del terreno antes de que tus tímpanos retumbaran a tal frecuencia que los subsiguientes gritos de terror y agonía se convirtieran en silencio. El gas azul que lentamente nubló tu vista claramente tenía la misma procedencia. Sentiste como te ahorcaba, quemaba, ahogaba bajo el agua, como si tragaras arena o ácido; todo dependía de tus peores miedos mientras perdías el conocimiento.

En la oscuridad de la inconsciencia pudiste identificar palabras. Primero un susurro que te acarició mientras elegías tu nuevo destino, luego, cada vez más fuerte y como si proviniese de cada alma que había quedado atrapada en ese nuevo universo, las reglas del juego.

I. Jamás cooperarás con otras razas.
II. No intentarás comunicarte con el exterior.
III. Vivirás en este mundo y no en el exterior.
IV. Rompe una de las reglas, y un conocido de allá fuera muere.
¿Sobrevivirás el Juego?
Navegación
Registros
On-Rol
Últimos Temas
Administración
Sabías que...¿Cuando mueres vas directo al cementerio de los alrededores?
Sabías que...¿Eres irreconocible en tu forma de raza?
Sabías que...¿Si abres temas libres en ciertos lugares quizás los responda un canon?
Sabías que...¿Para cruzar la neblina debes cumplir ciertas condiciones?
Sabías que...¿Cada templo tiene un secreto?
Awards
Trama Global
Búsqueda de CanonsSi quieres ayudarnos a lanzar la primera trama global, revisa ese tema.
Afiliados Hermanos Little Fears Directorios
Créditos
Primero que nada, gracias a Emme, quién ha transformado el foro en esta maravilla, con una skin preciosa, widgets y perfiles. Además de que la gran mayoría de las tablas que usamos pertenecen a ella. Agradecemos infinitamente su paciencia con nosotros y a sus hermosas creaciones.

Por otra parte, quiero agradecer a nuestros usuarios y administradores. Todo aquel que se interesó en este proyecto y pone su granito de arena para mantenerlo vivo. Porque nosotros no seríamos nada sin ustedes. Y la administración, que a pesar de todo, siempre está ahí para todos nosotros, y se lanza con mis ideas locas y hacen que salga bien.

Atte. Persephone Hansen
Afiliados Élite Crear foro Crear foro You are my Symphony [Priv. Connor - Evento Flashback] SH3v5Xc bton 40x40 You are my Symphony [Priv. Connor - Evento Flashback] 35x35_zpsfv8nm3bt El secreto de Gambrinus
Evento Flashback


You are my Symphony [Priv. Connor - Evento Flashback]

Ir abajo

You are my Symphony [Priv. Connor - Evento Flashback] Empty You are my Symphony [Priv. Connor - Evento Flashback]

Mensaje por Anwen Von Ferrec el Lun Jul 29, 2019 11:21 pm

You are my Symphony
Cinco años atrás.
El colegio le parecía extremadamente aburrido, y el día había sido agotador. Las clases se le hacían fáciles, y al final con lo único que aguantaba los días era gracias a su amiga, y bien su hermano. Mirarlo en los recreos le daba un aire de tranquilidad y ela yudaba a sentirse mejor. Claramente, a ella ya le había dicho que le gustaba, para su sorpresa, ella ya lo tenía clarísimo. Así, de golpe había decidido que le diría ese mismo día a Connor.

Sus padres para variar no estaban en casa, cuando aquello ocurría, tendía a quedarse con los Buckley, pues Anwen le tenía tanto miedo a la oscuridad, y si bien normalmente estar sola no era un problema, no dejaba de ser una niña de trece años sola en una casa. Había ido a casa a tomar un par de cosas antes de ir donde los Buckley. La mayoría de su vida la estaba pasando allí, así que todo se le hacía bastante más familiar, y su casa la sentía más como una casa piloto.

La mayoría de las chicas de su edad quizá pasarían horas pensando en los resultados de una declaración, y a Anwen ni siquiera se le había pasado por la cabeza la posibilidad de ser rechazada. No sabría decir si era orgullo o si simplemente no lo pensaba demasiado, pues tampoco había procesado resultados positivos. Sólo sabía que se lo diría, nada más.

Tocó la puerta de la casa, esperando a que alguien abriese mientras miraba el alrededor y jugueteaba con su larguísimo cabello. Adoraba esa casa, la sentía tan cercana, cómoda. A pesar de ser una casa grande, sentía que era muy acogedora y aquello le hacía sentir muy bien. La casa de Anwen era más bien una casa minimalista. Muchas ventanas y ventanales, pocos colores y objetos, se rodeaba más de piedras que de plantas, y las plantas que habían estaban en maceteros o cosas por el estilo. Lo que sí, tenía piscina, y eso lo agradecía infinitamente en el verano.

Escuchó unos pasos venir desde dentro de la casa, y su corazón dio un salto. Respiró profundamente, pues no podía sobresaltarse ahora, además estaba acostumbrada, recuperó rápidamente la compostura y miró frente a la puerta, esperando ver a alguien de aquella cariñosa familia recibirla. "Ojalá no sea Connor" murmuró levemente, un poco nerviosa. Probablemente, lo diría sin pensarlo si es que era él el que abría la puerta.

Sin embargo, se encontró con su amiga y la saludo con la mano y una sonrisa mientras ladeaba la cabeza con alivio. Entró, y obviamente saludó a todos. Era temprano, pero no podía esperar a la cena, adoraba la comida que hacían allí. Además le gustaba ayudar, le hacía sentir parte de algo. En casa, sólo comía cosas congeladas, aunque había intentado cocinar un par de veces, sus padres dejaban pocas cosas para ella, aparte de, como ya había dicho, cosas congeladas.

-Muchas gracias por recibirme aquí nuevamente -dijo con una sonrisa. La verdad es que se le notaba más emocionada de lo normal -. ¿Y Connor?

No pudo evitar preguntarlo, pero al menos logró controlar el sonrojo que amenazaba con posarse en sus mejillas y orejas. Lo peor es que, normalemnte nunca lo veía apenas entraba, casi siempre terminaba pidiéndole ayuda con las tareas -que en realidad nunca ha tenido probelmas con ninguna- y fingía no entender nada, o lo molestaba hasta que jugase con ellas. O a veces se devolvía tarde a casa para que él la fuese a dejar. "¿He sido tan evidente todo este tiempo? No, no, siempre he sido así aquí, es normal de mi"
code by EMME



The weakenesses that I hide
You can Never See
@emme

You are my Symphony [Priv. Connor - Evento Flashback] Anwen_10
Anwen Von Ferrec
Anwen Von Ferrec
Nivel :
  • 1

Romper Regla I :
  • No

Raza : Elfa
Mensajes : 15
XP : 84
Fecha de inscripción : 13/02/2019
Neutral
Neutral

Volver arriba Ir abajo

You are my Symphony [Priv. Connor - Evento Flashback] Empty Re: You are my Symphony [Priv. Connor - Evento Flashback]

Mensaje por Connor Buckley el Miér Jul 31, 2019 5:47 pm

You are my Symphony
Con mi amada Anwen en la Casa Buckley en la Tarde. Hace cinco años.

Young girl your out of your mind,
Your love for me is way out of line.
Better run girl, you're much too young girl.
Connor refunfuñó entre dientes, impedido un poco por el dedo pulgar que se había metido a la boca. “Pufa cuefda fe miefda.” Desenganchó el strap del bajo que colgaba de su hombro izquierdo y apoyó el instrumento en su stand predeterminado, tragando la sangre que seguía saliendo de su pulgar derecho. Había estado practicando varias canciones y la cuarta cuerda se había cortado y pegado un latigazo justo en la yema de su pulgar derecho. “Jodeeeeeeeer.” Se quejó al extraer el pulgar de su boca y notar que seguía sangrando bastante.

El adolescente se dirigió al baño que compartía con su hermana que normalmente parecía una zona de guerra nuclear. Entre todas las cremas y productos que su madre había comprado para que Lanie usara que normalmente quedaban repartidos por el baño después de que su hermana no los usaba y su madre le regañaba, los largos pelos de Anwen que parecía casi vivir en su casa y de vez en cuando usaba la ducha, las toallas tiradas en cualquier superficie desocupada y el montón de ropa sucia en uno de los rincones, era un desastre de proporciones catastróficas. Connor no era especialmente desordenado, era más la culpa de Lanie que el baño fuera así, pero se había cansado de ordenar detrás de ella y estaba viendo cuanto se demoraba su odiosa hermana en darse cuenta de que la situación era insostenible.

Pero estaba irritado, y el desorden de Lanie impidió que Connor lograra encontrar el botiquín entre los escombros de lo que una vez había sido un baño decente. “¡ALAYNE!” No necesitaba gritar demasiado, la habitación de su hermana estaba directamente al frente del baño, pero Lanie tenía una habilidad sobrenatural para apagar el resto del mundo cuando se concentraba.

Y, además, Connor estaba ya bastante irritado. “¡ORDENA ESTE DESASTREEEEEEEE!” No fue un grito violento ni mucho menos, tenía demasiado humor como para eso, y Lanie no lo hacía a propósito. Su hermana abrió la puerta de su pieza y asomó la cabeza con una sonrisa malvada y un poco de color en las mejillas. “Sí sí, ni te molestes en darme excusas enana.” Connor le frunció el ceño a la adolescente llena de granos en una mueca de enojo actuado y apuntó al baño con la mano izquierda, llevándose su pulgar derecho de vuelta dentro de su boca para no gotear sangre por todas partes.

Lanie le dedicó una sonrisa de disculpa y luego, al notar el pulgar de Connor, frunció el ceño, algo preocupada. “¿Te atacó algo?” El chico le empujó con la cadera y resopló, sacando un poco de papel higiénico para enrollarlo en su dedo mientras encontraban el botiquín. “El bajo al parecer era más fiero de lo que creí. Quizás debí haberle llamado Alayne.” La adolescente comenzó a ordenar el baño sin muy buenos resultados, más bien movía el desorden de un lado a otro. “Quizás está cansado de que su dueño lo haga sonar tan mal y está tomando represalias.”

Connor se aguantó las ganas de limpiar él y simplemente observó a su hermana luchar con la labor hercúlea que parecía haberle dado. “Quizás debería dejar de dormir en las noches y practicar más y a todo volumen para tocar mejor. ¿Qué dices?” Le sonrió a Alayne, que se giró horrorizada ante aquella amenaza. “¡No, por favor, todo menos eso!” La chica se apoyó contra una pared, posando el dorso de su mano sobre su frente como si estuviera desfalleciendo. Connor lanzó una risita y volvió a darle un empujoncito con la mano izquierda, notando que su pulgar seguía sangrando bastante. “Tanto drama por un cortecito, cualquiera pensaría que me cercené la mano completa.” Le reprochó al pulgar, cambiando el vendaje improvisado. Lanie no agregó ningún comentario, demasiado distraída observando una coleta con una enorme flor de trapo como para escuchar los refunfuños de Connor.

“¡PUEEERTAAA!” Vociferó su madre desde la cocina en el primer piso. “Yo no.” Disparó Lanie, varios segundos más rápido que su hermano. Connor entrecerró los ojos, observándola. “Despistada mis pelotas. Estoy seguro que simplemente actúas como si no estuvieras prestando atención enana. Abre tú o voy a estar obligado a mostrarle a mamá el demonio de tasmania en el que te convertiste dentro de este baño.” Su tono autoritario de hermano mayor todavía servía de algo, por lo menos, aunque sabía que era cosa de tiempo hasta que Alayne se convirtiera en una adolescente como sus compañeras de curso, completamente insoportables e irreverentes.

«Ojalá no le dure mucho.» Deseó, dejando que su hermana bajara a recibir a quien fuera que venía de visita. “¡Holaaa!” Gritó hacia abajo mientras rebuscaba entre los cajones del baño en búsqueda del botiquín. Su saludo se juntó con el mismo grito, en el mismo tono de voz, de sus dos padres en distintos lugares de la casa. Era algo habitual para todos, saludar cálidamente cada vez que alguien entraba a la casa o despedirse con la misma energía cuando alguien se despedía.

Sus ojos se posaron en un matojo de pelos en el desagüe de la ducha y Connor arrugó la nariz, completamente asqueado. Era obvio que no eran suyos, porque eran largos. “¡Lanie, si crees que voy a destapar el desagüe cuando se tape gracias a tus pelos y los de Anwen estás bastante equivocada!” Siguió buscando un botiquín entre el desorden, esperando a que su hermana llegara a hacerse cargo de su asquerosidad.

En el piso de abajo, Alayne le sonrió a Anwen y ladeó la cabeza. “Suena como si estuviera en el octavo círculo del infierno. Rápido, corre arriba antes de que siga gritando y mamá deje de cocinar para regañarnos.” La señora Buckley gritó un saludo a Anwen desde la cocina, disculpándose por no salir a saludar pero si dejaba la cocina por un segundo cenarían carbón en vez de comida. Mientras cocinaba, el resto de la familia procuraba no molestarle, la magia que claramente hacía dentro de la cocina requería bastante concentración y una distracción podía ser fatal para la familia completa que tenía que comer todo lo que salía de allí dentro.

code by EMME



Can't you see?
mm

You are my Symphony [Priv. Connor - Evento Flashback] Anwen_10
Connor Buckley
Connor Buckley
Edad : 22
Nivel :
  • 2

Romper Regla I :
  • No

Raza : Elemental de Tierra
Mensajes : 38
XP : 52
Fecha de inscripción : 13/02/2019
Localización : En mi escondite secreto con Anwen
Neutral
Neutral
http://gameinlife.variousforum.com/t134-love-of-my-life-can-t-you-see-connor-id#487 http://gameinlife.variousforum.com/t143-you-should-know-i-ll-be-there-for-you-cronologia-y-relaciones

Volver arriba Ir abajo

You are my Symphony [Priv. Connor - Evento Flashback] Empty Re: You are my Symphony [Priv. Connor - Evento Flashback]

Mensaje por Anwen Von Ferrec el Vie Ago 02, 2019 12:32 am

You are my Symphony
Cinco años atrás.
Al escuchar el saludo de todos a Anwen se le erizó la piel, no que porque fuera anormal, sino porque la voz de Connor destacó por sobre todo. Sonrió a Lanie, pretendiendo como si nada, aunque ya ambas sabían que estaba pasando por su cabeza. Comenzó a subir las escaleras detrás de ella, y se asomó inmediatamente en el baño. Saludó a Connor como siempre, pero rápidamente volteo a ver la ducha, y los cabellos. Si, le daba asco, pero quería ayudar así que se aguantó el asco.

Se había cambiado la ropa, así que no andaba con el uniforme del colegio. Llevaba unas medias negras, unos shorts, y una camisa negra suelta, metida dentro del short, con lo que serían unos botines. Aunque sólo tuviera trece años, no le gustaba vestir como niña, o como las demás. Simplemente había buscado un “estilo” que le gustase, y que a diferencia de sus compañeras, no se trataba de exhibirse.

-Yo los saco, varios deben ser míos después de todo -se agachó y los sacó, tenía un montón de sucios cabellos en su mano, los cuales corrió a desechar en el basurero. Pronto notó el dedo de Connor, que sangraba sin parar -. ¿Qué carajos te has hecho?

Se sobresaltó bastante al ver eso, razón por la que dijo una grosería y seguido se tapó la boca con ambas manos. Pero era sólo su dedo, no podía ser tanto, así que esperó a la racional respuesta que Connor debía tener para ella. Intentó ayudar a ordenar rápidamente, pues lo que iba a decir, no quería decirlo en un baño, menos así de desordenado. Como Anwen vivía prácticamente sola, era bastante ordenada, además que sus padres le decían que como nunca estaban aquella era su única responsabilidad con ellos. La verdad es que no le exigían nada, pues ella ya era responsable por su cuenta.

Después de unos instantes, atinó a revisar su mochila y sacar un parche, el cual le entregó a Connor con una sonrisa. La verdad es que ya no le importaba el baño, quería salir de allí. Miró a Lanie con cara de súplica, para que le ayudase a llevar a Connor a otro lado, pero ya parecía estar vagando en sus pensamientos.

-Connor, ¿podrias ayudarme con una tarea de biología? Hay algo que no entiendo para nada.

Era mentira, entendía todo, pero fue lo mejor que se le ocurrió. Además era muy probable que él le creyese pues siempre le pedía ayuda con las tareas, sobretodo de esa área, ya que sabía que a él le gustaba. Claro, él no sabía la razón, y ella tampoco hasta hace poco. No esperó demasiado por su respuesta, tomó su mochila y agarró el brazo del mayor y lo arrastró hasta su propia pieza.

Pretendiendo que eso era lo que quería, abrió su mochila y sacó cuidadosamente su cuaderno. Abrió la página en donde había anotado la tarea, estaba completamente en blanco pues, la habían entregado hoy y sólo le había dado el tiempo suficiente como para leerla rápidamente.

-Ésta, la verdad es que me cuesta un poco todo eso…

Hizo un puchero, y aunque su corazón iba a mil, lograba mantener la compostura de alguna manera. Estuvo un rato escuchándolo, aunque con mucha pereza, pues entendía todo, pero aquello sirvió para relajarla un poco. Inhaló profundamente, pusó su mano sobre la de él un segundo y lo miró a la cara. Se había tomado su largo cabello en una coleta larga para evitar problemas en el estudio, pero de todos modos ya se había aburrido de esperar.

-Connor, me gustas -hizo una pequeña pausa, para mirar hacia abajo, la verdad es que ya no quería mantener el contacto visual -. Mucho. Sólo no me había dado cuenta…

Su voz sonaba suave, pero sólo un tonto podría no escuchar esas palabras, sobretodo con el silencio que había. Levantó la mirada, su miedo no era tanto, lo había dicho antes ¿no? Ni siquiera se le había pasado por la cabeza la posibilidad de ser rechazada.
code by EMME



The weakenesses that I hide
You can Never See
@emme

You are my Symphony [Priv. Connor - Evento Flashback] Anwen_10
Anwen Von Ferrec
Anwen Von Ferrec
Nivel :
  • 1

Romper Regla I :
  • No

Raza : Elfa
Mensajes : 15
XP : 84
Fecha de inscripción : 13/02/2019
Neutral
Neutral

Volver arriba Ir abajo

You are my Symphony [Priv. Connor - Evento Flashback] Empty Re: You are my Symphony [Priv. Connor - Evento Flashback]

Mensaje por Connor Buckley el Sáb Ago 10, 2019 3:07 am

You are my Symphony
Con mi amada Anwen en la Casa Buckley en la Tarde. Hace cinco años.

Young girl your out of your mind,
Your love for me is way out of line.
Better run girl, you're much too young girl.
Connor siguió rebuscando entre los cajones, dando por fin con el botiquín olvidado al final de un gabinete. “¡Ajá!” Exclamó con triunfo, soplando el polvo que había acumulado. Claramente no era el botiquín normal que solía usar su madre, ni el que normalmente usaba para sus excursiones en scouts. Escuchó dos pares de pasos ligeros por la escalera y registró en alguna parte de su cerebro que debía ser Anwen la que había llamado a la puerta.

El chico pegó un saltito, impulsándose para sentarse sobre el lavabo del baño con bastante agilidad, dejando el dedo bajo un chorro de agua corriendo mientras que con la otra mano y su boca abría el botiquín. Hizo una mueca de dolor después de abrir el cierre. Vacío. Segundos después, Anwen apareció por la puerta del baño.

“Hola enana.” Murmuró despreocupadamente  mientras la morena se dirigía hacia la ducha con una mirada que no pudo descifrar. Asintió, admitiendo que realmente varios de los pelos sí que eran de ella. Quizás por eso Anwen había congeniado tan bien con su familia, no era una princesita mimada. Se ponía manos a la obra si era necesario, como si fuera otra Buckley más. Definitivamente pasaba más tiempo en esa familia que en la Von Ferrec de todos modos.

Connor se tragó una risita mientras Anwen corría hacia el basurero con el matojo de pelos blancos y negros como si fuera una rata radiactiva, dejando su pulgar bajo el agua. “¡Epa!” Exclamó ante la grosería de la chica, lanzando una carcajada ante la mueca de preocupación. “Al bajo no le cayó muy bien como lo estaba tocando, supongo.” Explicó con una sonrisa, observando cómo Anwen ordenaba el baño muchísimo más rápido de lo que él o Lanie serían capaces de hacer. Intentó ayudar, pero entre su falta de una mano y la velocidad de Anwen decidió que sólo entorpecería el proceso.

Notó que su dedo había dejado de sangrar como herido de guerra y solo supuraba un par de gotitas, por lo que lo sacó del agua justo a tiempo de recibir un parche de la mejor amiga de su hermana. “Gracias enana, siempre lista, podías hasta ser scout.” Bromeó, parchando su pulgar de manera bastante diligente y prolija debido a su propio entrenamiento en aquella organización.

Con el baño casi completamente ordenado, se dispuso a bajar a poner la mesa debido a que el olor a comida casera lentamente subía por la escalera. Antes de que pudiera hacerlo, la pequeña chica le pidió por quizás tercera o cuarta vez en ese mes que le ayudara con sus tareas. A Connor no le molestaba en absoluto, sus calificaciones no eran para nada malas y consideraba explicarle a Anwen casi como explicarle a Lanie, que nunca pedía ayuda cuando era necesario, siempre después de que todo se había ido al carajo. A veces Anwen repetía lo que él le había enseñado a su hermana pequeña, o por lo menos eso le gustaba creer a Connor. Ninguna de las dos era tonta ni mucho menos, por lo que sus lecciones no tardaban tanto tiempo tampoco.

“Uuuuh Biología, claro que sí.” Respondió, pero la chiquita no le dió tiempo de nada antes de tomar su mochila y arrastrarlo a su propia pieza. Connor levantó una ceja, un tanto confundido. Aunque ambas chicas solían romperle las pelotas en su pieza todo el tiempo, normalmente eran ambas las que estaban ahí dentro, juntas. Esta vez estaba solo con Anwen en su pieza debido a que a Lanie probablemente no le interesaba repasar algo que probablemente ya habían visto en clases ese mismo día.

«Bah.» Se encogió de hombros, dejándose guiar por la niña. Sacó la silla con rueditas de debajo del escritorio para que se sentara, apoyándose contra el mismo mientras sacaba su cuaderno. Hizo una mueca, intentando recordar la materia que había pasado hace cuatro años en el colegio. “Esteeee…” Hojeó un poco hacia atrás en el ordenadísimo cuaderno, intentando recordar con exactitud lo que debía aclararle a la chica. “¡Ah! Bueno, te están preguntando la diferencia entre los procariontes y los eucariontes.” Tomó un lápiz del escritorio y saltó a una página en blanco del cuaderno para explicarse con más facilidad.

“La diferencia más grande está en cómo y dónde tienen guardado el material genético. Mientras que los procariontes lo tienen ahí, flotando en el citoplasma -es como el líquido donde flota todo lo que va dentro de una célula- mientras que los eucariontes tienen un núcleo separado, con una membrana, donde tienen ese material genético.” La explicación iba acompañada de un dibujo de cada célula, Connor rotuló ambas células y dibujó el material genético en ambas, señalando el núcleo y la membrana con flechitas.

“Otra diferencia muy grande es que las euca-” Iba a continuar su explicación, pero la pequeña niña le había tomado la mano después de un suspiro que le preocupó un poco, por lo que frunció el ceño. Esperaba que Anwen tuviese algo que contarle, quizás estaba en problemas, o quería desahogarse de algo como a veces lo hacía Lanie. Era un buen hermano mayor, por eso su hermana contaba tanto con él, y le había dejado claro a ella y Anwen que no le molestaba hacerlo en absoluto. Quizás algún problema con los jodidos padres que ni se dignaban a criar a su propia hija.

Quizás debido a que esperaba un problema de una segunda hermana menor fue que las próximas palabras de Anwen al principio no le hicieron ningún sentido. «¿Cómo?» No tuvo tiempo de dejar que la primera oración se hundiera en su cabeza cuando la niña la siguió con otra que corroboraba que la primera no había sido su imaginación. Por un momento creyó que estaba bromeando, pero la intensidad en la mirada de la chiquita le aseguraron de lo contrario. «Ay, mierda. Aaaaaaaay mierda.» Nada lo había equipado para lidiar con algo como aquello. «AY mierda.» Anwen volvió a subir su mirada, esperando. «¿Esperando qué?» Anwen era como su hermana pequeña, como su OTRA hermana pequeña. Una respuesta. «¿Una respuesta? AYMIERDA. Joder. Joder. Joderjoder.»

Connor tuvo que desviar la mirada, aunque definitivamente no logró esconder el pánico y la sorpresa de sus ojos. ¿Cómo hacía para explicarle? “A-Anwen…” Tartamudeó. Tenía que ser extremadamente cuidadoso. No podía rechazarla de manera en que eso le hiciera daño, no quería hacerlo. Tenía que pensar en sus palabras, elegirlas con pinza.

«¡PERO JODER NIÑA, ERES UNA NIÑA!» Gritó en su mente. Su mirada también lo dijo, una vez que había pasado el pánico. «¡UNA NIÑITA PEQUEÑA!» Aunque su cuerpo no lo hizo, su cerebro definitivamente comenzó a hiperventilarse. «¿Awen?» Por un segundo, un pequeñísimo segundo, pensó en lo que sucedería si no la rechazaba inmediatamente. Bajó la mirada donde la chica había puesto su mano sobre la de él y sintió asco. Un asco profundo, del que se siente cuando se ven cosas perversas. «Yo no soy un pedófilo. ¡NO SOY UN PEDÓFILO!» De pronto, notó lo completamente inapropiado que era que la chica estuviese sola, SOLA, en su cuarto. «MIERDAMIERDAMIERDAPORESTOLAGENTESEVAPRESA. ¡TENGO QUE SACARLA DE AQUÍ!» El asco no se le pasó con facilidad, todavía estaba ahí detrás de su pánico. «¡Guácala!» Se estremeció, sólo en su fuero interno, intentando controlar sus pensamientos.

«No.» Tenía que ser firme, innegable y sin ningún lugar para dudas. Pero no podía ser cruel ni despiadado. La chica era sensible, la mejor amiga de su hermana, parte de la familia. No podía dejarla sin una familia a quien acudir cuando sus padres de mierda la volvieran a dejar sola, y eso significaba que se sintiera cómoda alrededor de él aún después de lo que tenía que hacer. Tomó la mano de Anwen con cuidado. No habían pasado más de un par de segundos desde que la chica había dejado de hablar, aunque en la cabeza del pobre Connor llevaba diez años ahí parado con cara de pánico.

Aclaró su garganta, que se había secado del espanto y el prospecto de ir a la cárcel por encontrarse en una situación como aquella. Suavizó su expresión, cambiándola por una de completo cariño y honestidad. “Yo te quiero, muchísimo. Eres como mi segunda hermana pequeña, enana.” Agregó casi instantáneamente, evitando que ni por un segundo se malinterpretara lo que quería decir. La miró a los ojos, frunciendo el ceño. “Pero yo…” ¿Cómo explicarle a la niña que él, ni aunque pensara en ella como algo que no fuera una hermana, tenía 17, y que habían cosas que simplemente no funcionarían? “Yo soy muy viejo para tí, Anwen.”

Dejó la mano de Anwen sobre el escritorio y posó una, la con el parche, sobre la cabeza de la chica, dejando de mirarle. Estaba extremadamente incómodo, y quería ser cuidadoso y darle su espacio. “No quieres estar con alguien como yo, soy bruto y estúpido.” Agregó, intentando sacarle una sonrisa. “Quieres estar con alguien de tu edad, quizás un año más grande. Sé que cuatro años suena como poco, pero la diferencia entre nosotros es tanta que podrían ser veinte.” Explicó en un tono suave, tan suave que su voz raspaba contra su garganta al salir. No quería explicar los detalles, le daba asco de sólo pensar en siquiera comenzar a explicarle a la chiquita a lo que se refería. “Lo siento tanto pequeña…” Murmuró en un susurro, impulsando su cadera contra el escritorio para incorporarse por completo.

No sabía si irse o quedarse, si dejarla sola o acompañarla. No tenía claro si se enojaría, si siquiera Anwen había pensado en lo que sucedería después de que ella dijera eso. ¿Qué esperaba? Definitivamente no había sido aquello o de seguro no se lo hubiera dicho. Hizo un puño con la mano que tenía libre, sintiéndose horrible. No le quedaba de otra, pero eso no significaba que tenía que gustar rechazar a una pequeña niña que no había sufrido un desamor en su vida. Le constaba al ver a sus compañeras de curso que los primeros desamores marcaban, y muchísimo. Simplemente se quedó ahí, parado al lado de la silla donde se encontraba Anwen con una mano posada sobre su cabeza en un gesto que demostraba nada más que afecto fraternal, esperando la reacción, cualquier reacción.
code by EMME



Can't you see?
mm

You are my Symphony [Priv. Connor - Evento Flashback] Anwen_10
Connor Buckley
Connor Buckley
Edad : 22
Nivel :
  • 2

Romper Regla I :
  • No

Raza : Elemental de Tierra
Mensajes : 38
XP : 52
Fecha de inscripción : 13/02/2019
Localización : En mi escondite secreto con Anwen
Neutral
Neutral
http://gameinlife.variousforum.com/t134-love-of-my-life-can-t-you-see-connor-id#487 http://gameinlife.variousforum.com/t143-you-should-know-i-ll-be-there-for-you-cronologia-y-relaciones

Volver arriba Ir abajo

You are my Symphony [Priv. Connor - Evento Flashback] Empty Re: You are my Symphony [Priv. Connor - Evento Flashback]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.