Ambientación
El extraño evento a puertas abiertas de tu colegio debería haber sido la primera advertencia. Ya casi se acababa el año escolar, sólo los mayores de ocho años podían asistir a la celebración que prometía ser una de las mejores jornadas escolares.

Aunque todo estaba cubierto de nieve, el cálido sol invitaba a recorrer el decorado colegio. Tiendas de comida, competencias, juegos, eventos, música, foros de debate, tantas cosas sucediendo al unísono que fue imposible para cualquiera darse cuenta de la farsa.

Lo único que escuchaste fue la explosión proveniente del medio del terreno antes de que tus tímpanos retumbaran a tal frecuencia que los subsiguientes gritos de terror y agonía se convirtieran en silencio. El gas azul que lentamente nubló tu vista claramente tenía la misma procedencia. Sentiste como te ahorcaba, quemaba, ahogaba bajo el agua, como si tragaras arena o ácido; todo dependía de tus peores miedos mientras perdías el conocimiento.

En la oscuridad de la inconsciencia pudiste identificar palabras. Primero un susurro que te acarició mientras elegías tu nuevo destino, luego, cada vez más fuerte y como si proviniese de cada alma que había quedado atrapada en ese nuevo universo, las reglas del juego.

I. Jamás cooperarás con otras razas.
II. No intentarás comunicarte con el exterior.
III. Vivirás en este mundo y no en el exterior.
IV. Rompe una de las reglas, y un conocido de allá fuera muere.
¿Sobrevivirás el Juego?
Navegación
Registros
On-Rol
Últimos Temas
Últimos temas
» Novedades
 I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori] EmptyJue Jul 16, 2020 6:37 pm por The Watcher

» Sailor Moon Crystal - Afiliación Élite -
 I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori] EmptyJue Abr 16, 2020 2:36 am por Persephone Hansen

» Kimetsu no yaiba - Pérdida de humanidad [Confirmación elite]
 I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori] EmptyLun Mar 30, 2020 1:24 pm por Invitado

» Flowers in your Head [Libre]
 I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori] EmptyDom Mar 29, 2020 10:35 pm por Oktavia Winchester

» None of My Business [Evento FB] [Priv. Kaz]
 I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori] EmptyDom Mar 29, 2020 9:49 pm por Lilith Beker

» Ups, I did it Again [Priv. Bialy Coatl - EVENTO FLASHBACK]
 I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori] EmptyMiér Mar 25, 2020 8:08 pm por Juliette Aphrodite

» Vulnera Sanentur — Solic. Afiliación Elite
 I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori] EmptyMiér Mar 25, 2020 7:34 pm por Persephone Hansen

» Asteria RPG - Cambio de botón.
 I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori] EmptyMiér Mar 25, 2020 7:34 pm por Persephone Hansen

» ¿Resultará? [Priv Morgana Suzak]
 I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori] EmptyJue Mar 19, 2020 7:46 pm por Morgana Suzak

» Lost [Priv. Alayne B. - Flashback]
 I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori] EmptyJue Mar 19, 2020 7:19 pm por Anwen Von Ferrec

Administración
Sabías que...¿Cuando mueres vas directo al cementerio de los alrededores?
Sabías que...¿Eres irreconocible en tu forma de raza?
Sabías que...¿Si abres temas libres en ciertos lugares quizás los responda un canon?
Sabías que...¿Para cruzar la neblina debes cumplir ciertas condiciones?
Sabías que...¿Cada templo tiene un secreto?
Awards
Trama Global
Búsqueda de CanonsSi quieres ayudarnos a lanzar la primera trama global, revisa ese tema.
Afiliados Hermanos Directorios Créditos
Primero que nada, gracias a Emme, quién ha transformado el foro en esta maravilla, con una skin preciosa, widgets y perfiles. Además de que la gran mayoría de las tablas que usamos pertenecen a ella. Agradecemos infinitamente su paciencia con nosotros y a sus hermosas creaciones.

Por otra parte, quiero agradecer a nuestros usuarios y administradores. Todo aquel que se interesó en este proyecto y pone su granito de arena para mantenerlo vivo. Porque nosotros no seríamos nada sin ustedes. Y la administración, que a pesar de todo, siempre está ahí para todos nosotros, y se lanza con mis ideas locas y hacen que salga bien.

Atte. Persephone Hansen
Afiliados Élite bton 40x40 El secreto de Gambrinus
¡Próximamente!


I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori]

Ir abajo

 I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori] Empty I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori]

Mensaje por Anise Vöguel el Dom Oct 06, 2019 2:06 am

I'm About to Tear This Fucking Place Down
En la mañana con Katori, cerca del Estacionamiento

Don't tell me to calm down
I'm about tear this fuckin' place down
No, I ain't afraid to let it go
Don't tell me to calm down
Don't tell me to calm down
Tengo hambre. “Y yo sueño, déjame tranquila.” Murmuró al dragón que habitaba dentro de ella sin cuidado, ya no le importaba chocar cabezas contra él. No se soportaba a sí misma, nadie podía pretender que se llevase bien con el ser que le habían metido en la cabeza tampoco. Anise, tengo hambre. El énfasis era clarísimo en la última palabra, lo suficiente como para que el estómago de la chica rugiera inmediatamente.

¿Para qué vas a seguir durmiendo? Son sólo pesadillas. Anise gruñó, girándose desde un hombro hacia el otro sobre el frío suelo. No estaba demasiado protegida ahí en medio de los juegos, pero no le molestaba demasiado, podía defenderse de cualquier amenaza sin mucho problema. “Porque cuando duermo no me jodes.” Escupió, abrazando su estómago en un último intento de volver a dormir. ¿Estás segura? Creo que puedo intentarlo… “Vale, vale, ya me despertaste...”

La chica se estiró perezosamente antes de tomar su bolso y mochila en un gesto un tanto desesperado, revisando todas sus pertenencias un par de veces antes de suspirar, aliviada. Todo en orden. Extrajo del bolso una pequeña lata que había encontrado en un escondite dentro de una de las salas. Anise no se molestó en leer qué contenía, le bastaba con el hecho de que era algo que iba a la boca y luego se tragaba.

Tomó su forma de dragón de manera bastante veloz, quizás por la práctica que tenía, y enterró sus garras alrededor de la tapa, girando la lata con su otra pata en un movimiento parecido al de un abrelatas. Hecho esto, vertió el contenido completo dentro de sus fauces, escupiendo el pedazo de metal que había hecho de tapa antes de tragar la comida. No se fijó en lo que era, realmente era lo de menos mientras pudiera comerse. La dragona sintió la tormenta dentro de su estómago calmarse un poco.

Hecho esto, colgó su mochila y bolso de su cuello, apoyándolos en su espalda y entre sus alas. De esa manera se aseguraba de que sus pertenencias estaban a salvo, era demasiado buena encontrando escondites ajenos como para confiar en que nadie le robaría nada a ella si los dejaba en cualquier parte. Estaba lista para comenzar el día, sintiendo que lo que había comido rápidamente esparcía poder y energía por todo su cuerpo.

Anise había guardado esa lata sólo por una razón. Había visto un huerto en el Estacionamiento hace un par de días. El razonamiento había sido bastante simple, por lo menos para ella y la pequeña voz que le pedía comida por lo menos tres veces al día a pesar de que en realidad nunca comía más de una vez por día. La chica no se había enterado mucho de lo que sucedía con las otras razas y realmente no le importaba, por lo que el hecho de que ese huerto era de los Híbridos le tenía completamente sin cuidado.

Ella se había alineado, más o menos, con el resto de los Dragones neutrales. En realidad era más por el hecho de que juntos podían encontrar comida más fácil que por otra cosa, pero honestamente pasaba más tiempo sola que con cualquiera de ellos. Había notado que el huerto estaba siempre bajo vigilancia, por lo que le había preguntado a un par de otros Dragones si la ayudarían a saquear el lugar.

No sólo le habían dicho que no, si no que se había llevado sermones eternos sobre las reglas, la paz que había entre algunos grupos neutrales, el hecho de que eran menos, y mil y un otras quejas que le daban igual. “Cobardes, todos y cada uno de ellos.” Escupió al recordar lo que había sucedido. La chica había accedido, después de lo que había sentido eran horas, a no meterse en el huerto. Por lo menos no mientras el resto esté mirando. Pero la posibilidad de comer hasta, por fin, poder saciar el hambre infinito que sentía desde que había llegado a ese lugar era demasiado como para dejarlo pasar así como así. En especial por una bobada como el miedo a las repercusiones. ¿A quién le importaba lo que dirían los Híbridos? De seguro los Dragones podían ganar si peleaban todos juntos.

Se encaminó, entonces, desde los juegos al estacionamiento en su forma de raza con sólo un plan en su cabeza. Había comido, asegurándose así de que tenía todas sus fuerzas para pelear. ¿Qué importaba si nadie quería ayudarla? Eso era lo normal, Anise sola en contra del mundo. No era nada nuevo, sólo más de lo mismo. En este mundo y en el otro, no podía contar con nadie más.

Sola, triste y abandonada, pobre chiquilina… Anise sacudió su cabeza, intentando acallar el cruel susurro. “No necesito nada más, ni siquiera a tí.” Intentó herirle de vuelta en vano, sintiendo que el esfuerzo le empujaba un poco fuera de control. La chica sintió todo el contenido de su estómago transformarse en algo dañino que le dejó un sabor asqueroso en la lengua. ¿Quieres comer, cierto? Vas a tener que dejarme a cargo, eres demasiado inútil como para hacerlo tú sola. Rabia, pura y tan real que sintió sus escamas erizarse ligeramente, recorrió todo su cuerpo. A no ser que dejes que eso dictamine tus acciones. Sólo eres fuerte cuando ves rojo y verde.

En algún lado, una partecita de Anise ponderó que quizás no era una muy buena idea entrar a destruir todo y todos a su paso sólo por comida. Esa parte humana que tenía amarrada y amordazada en alguna parte de su cerebro. ¡A callar! “¡A callar!” Un poco de ácido, que se hacía espuma en la boca de la dragona, cayó al piso después de su ladrido. Todavía estaba bastante lejos del Estacionamiento, pero no podía dejar que aquella parte debilucha tomase alguna decisión que terminaría por matarle.
code by EMME


Anise VöguelAnd when I sit alone at night
your thoughts burn through me like a fire
You're the only one who knows who I really am
Emme
Anise Vöguel
Anise Vöguel
Inventario :  I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori] Uva-Azul I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori] D52eeg6-3718a248-9b3d-4d8a-8145-1c2e72b8eee0
Edad : 15
Nivel :
  • 1

Romper Regla I :
  • Si

Raza : Dragona
Mensajes : 22
XP : 115
Fecha de inscripción : 16/08/2019
Localización : ¿Qué te importa?
Neutral Canon
Neutral Canon
https://gameinlife.variousforum.com/t284-i-will-ever-linger-on-the-edge-unless-you-hear-me-anise-id-en-construccion#1328 https://gameinlife.variousforum.com/t290-we-re-all-see-through-just-like-glass-and-we-can-shatter-just-as-fast-anise-crono#1364

Volver arriba Ir abajo

 I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori] Empty Re: I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori]

Mensaje por Katori Takei el Dom Oct 06, 2019 9:52 pm

I'M ABOUT TO TEAR THIS FUCKING PLACE DOWN — Oh no, you're not.
MAÑANA - ~ZONA DE ESTACIONAMIENTO - C/ ANISE VÖGUEL
¿Cuántos días habían podido pasar desde que Katori había llegado allí? Su interacción con miembros de su raza podían ser contadas con los dedos de sus dos manos. La chica había aprendido a ser independiente sin gustarle. Pese a esa fortaleza temporal que viste en el fondo está un ser familiar y que prefiere libertad confiando en el buen hacer de todos. En Inglaterra o en Japón, pasando por decenas de países, había familias con manzanas podridas. Ella era lo más cercano, sin serlo, a una en la suya, pero allí dentro las razas y los grupos tenían personajes indeseables que la nipona, con esa independencia tan suya, ignoraba como automatismo. No le quitaban el sueño. Ni el hambre. Ella bastante tenía con lo suyo.

Tanto era así que jamás escuchó, siendo bastante comedida en escuchar a escondidas, sin gustarle, por primera vez desde que ella estaba allí que un dragón daba problemas. Algún valiente estúpido, pensaba ella, que creía que tener alas, aliento y un tamaño considerable daba pie a dejar a un lado el cariño y la humanidad. Si ella hiciese eso, se excusaba en su mente, al volver nunca podría mirar a los ojos a su familia. La crueldad le quedaba grande, igual que la maldad. Inocente o no, quizá pecando de ingenua, aquella forma de vivir, yendo a su aire sin hacer daño, le había dado más alegrías que disgustos... y más momentos de soledad indeseable pero segura que de ambos anteriores juntos.

Fue por ello que, aunque ese rumor fuese constante, ignoró todo aquello. Solo hubo un punto de inflexión. El punto de escuchar de casualidad que ese dragón no era un dragón, si no una dragona bastante joven en apariencia. La mente de Katori se aceleró en pensar que quizá tenía diez u once años. Errada o no, no evitó comparar a esa persona con alguno de sus hermanos. ¿Qué harían ellos en un lugar así? ¿Darían problemas? Tal vez lo hicieran pese a ser ángeles, monstruitos a veces, de inocencia. Ese fue otro mensaje que marcó una curiosidad más de su estancia allí, y pasarían días hasta que Katori volviera a tener un nuevo runrún sobre ese dragón "estúpido", "maleducado" o, simplemente, "insoportable".

No era mucho antes del mediodía, quizá una hora y algo, cuando Katori cruzaba cerca de las granjas con su propio alimento, a una distancia más que prudencial para dirigirse, dando un rodeo y sin ser seguida, a un punto seguro. Si bien ella estaba a muchos metros de lo que podría considerarse "territorio" híbrido propiamente dicho, su oído, quizá acostumbrado a otros sonidos más lejanos de violencia y hecho a los ritmos y composiciones, detectó algo raro. Cerca. Algo que sonaba a problemas. ¿Quién no respetaba la zona de estacionamiento sabiendo que daban comida y eran fuente fiable llegado el momento? Negó. No se aproximó. Pero no hizo falta más que su mala suerte para que se aproximase a la fuente de los problemas.

¿Y cómo no ver un dragón tan grande y esmeralda entre la poca espesura de la zona? Bufó. Sin duda correspondía, más o menos, con lo que se rumoreaba a voces y eso no le gustó. Eran problemas. Barajó darse media vuelta, pero recordó que, a sus ojos y solo a los suyos, era una niña. Y podría hablar con ella de algo aunque su propia capacidad de oratoria no fuera la mejor. Apretó su puño izquierdo y asintió, decidida. Era tan pequeña comparada con ese dragón que debería estar asustada, pero ella, arropada por el Sol y por su raza, sabía que no debía temer. O, al menos, no demasiado.

— Eh. — Su voz sonó como un suspiro. No sabía que decir. Se cortó al empezar. Mierda, ¿qué estaba haciendo allí exactamente? Tan cerca de las granjas y en esa forma era como pedir que mil híbridos se tirasen sobre ella y al final fuera un derramamiento de sangre -y resurrecciones- tan absurdo como cualquier pelea. Espiró por su nariz, cerró sus ojos y se preparó. Ella actuaba, no hablaba. La mezcla de ambas aún le era difícil. — Eh... ¡eh! Dijo a pleno pulmón tras de la bestia alada que ella también podía ser. Solo era una humana, pero una humana que se había quitado en ese sonido impetuoso, sin gritar para no alertar, el peso del silencio que guardaba con todos. Puso un brazo en jarra, el otro estirado, como si aquello fuese normal o, en apariencia, le diera igual. — ¿Se puede saber qué hacer aquí? ¿Y qué haces así? — Dijo tosca, sin encontrar una forma más suave de decir aquello aunque quisiera. —  Vas a acabar mal. Muerto. Otra vez, supongo. — Juzgó rápidamente por todo lo oído, aunque no tenía claro si se estaba confundiendo. Todo podía ser.

— Vete. En serio, es importante. Este no es... tu sitio. — No dijo mucho más que esas frases rápidas, esperando con mirada viva a que el dragón se aventurase a responder de alguna manera y lista, también, para transformarse si se atrevía a hacer algo raro. Solo ella, y pocos más, eran tan pacíficos y patanes como para hablar o pacificar conflictos, pero era una cuestión de simple osadía. Pese a que su humanidad dominaba casi al completo su ser, el amor propio de los dragones le impedía retirarse... menos contra otro de los suyos.

Y, si tan niña era, le pondría los pies en la tierra como que se llamaba Katori, Takei Katori, y que aprovecharía esa ocasión para hablar con alguien de su raza como si fuese su último día de vida.


by emme




< class="ye1">
Katori Takei
Unprepared. But true.
Katori Takei
Katori Takei
Inventario :  I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori] 244612945031212  I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori] D52eeg6-3718a248-9b3d-4d8a-8145-1c2e72b8eee0 I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori] PAPIRO-REFLECTANTE
Edad : 18
Nivel :
  • 2

Romper Regla I :
  • No

Raza : Dragón
Mensajes : 91
XP : 265
Fecha de inscripción : 25/07/2019
Localización : Where music flows~
Neutral
Neutral
https://gameinlife.variousforum.com/t244-survive-protect-and-flow-like-music-id-katori https://gameinlife.variousforum.com/t247-you-only-live-once-crono-relaciones#1128

Volver arriba Ir abajo

 I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori] Empty Re: I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori]

Mensaje por Anise Vöguel el Lun Oct 14, 2019 11:16 pm

I'm About to Tear This Fucking Place Down
En la mañana con Katori, cerca del Estacionamiento

Don't tell me to calm down
I'm about tear this fuckin' place down
No, I ain't afraid to let it go
Don't tell me to calm down
Don't tell me to calm down
Rojo y verde, Anise. Arrulló la voz que se hacía escuchar por sobre las protestas de la voz de la razón y humanidad. La dragona dejó que la rabia y el hambre tomaran las riendas, poco a poco. Cerró los ojos y pausó por un momento, dejando que aquellas emociones tiñeran todo en su cabeza, opacando todo el resto.

Eh. Anise giró la cabeza hacia el sonidito, abriendo sus ojos lentamente y parpadeando un par de veces para enfocar su visión. El mechón rojo sobresaltó de todos los otros tonos de colores que se había obligado a dejar de ver. Giró su cuerpo completamente para observar mejor a la chica que se había plantado detrás de ella. “Eh... ¡eh!” Una pequeña sonrisa levantó las comisuras de la enorme boca de la dragona, que mostró sus afilados dientes y enterró sus garras en la tierra, demostrando que no tenía miedo de pelear con nadie.

¿Quién se cree que es? No le debemos explicaciones a nadie, no en este mundo. Rápidamente Anise calculó el riesgo de responderle a la chica en vez de seguir su camino o pelear con ella. No quería gastar su tiempo en una pelea innecesaria, aunque podía ganarla, tenía energía limitada para hacerlo y debía guardarla para la pelea en el estacionamiento. Lo segundo era más complicado, porque para responderle tendría que romper la primera regla. No podía hacer eso, no importaba lo mucho que quería hacerlo, ni lo mucho que necesitaba hablar con alguien, cualquiera. Kaz… Un pequeño dolor invadió todo por un momento, rompiendo la concentración de furia que había mantenido con ayuda de su dragón interior hasta ese momento. Casi había olvidado, en aquella forma, la única razón por la que se atenía a las reglas.

Antes de poder recomponerse, su parte humana aprovechó el momento para recordarle de algo. Había escuchado de una dragona como ella, que también seguía las reglas al pie de la letra. El mechón rojo frente a sus ojos brilló con más fuerza con el recuerdo de aquella conversación. ¿Era la misma chica? Probablemente. “No le temo a la muerte.” Escupió, desviando su mirada hacia un lado con una expresión altanera y arrogante.

“Este no es tu problema.”
Respondió ante lo último que dijo, un reflejo de ácido, orgullo y soledad que le obligaban a actuar de esa manera. Pero su humanidad había empujado de vuelta ante el recuerdo de Kaz, poniendo un pie en la puerta para impedir que se volviera a cerrar. “A no ser que quieras ayudar…” La última palabra se atoró en su garganta, su tono temblando un poco al teñirse de una emoción que nada tenía que ver con la rabia y soberbia que tanto intentaba demostrar. Era lo primero que había dicho que sonaba realmente humano, y se notaba en el timbre de niña perdida que su parte humana no había intentado esconder. Por favor, ayúdame.

Kaz… El único en toda su vida que había logrado hacerlo. ¿Qué sacas con seguir esperando que alguien más lo haga? Lo hacía sólo porque no sabía lo realmente insoportable y odiosa que puedes ser. Aquella voz intentó acallar a la chica y sus intentos de librarse de su influencia de manera un poco desesperada.

Anise gruñó y sacudió su cabeza, intentando acallar todas las voces que no se lograban poner de acuerdo ni cerrar la boca de una vez. “¿No es mi sitio?” Escupió, recuperando aquel tono frío, calculador y más oscuro. Intentó con aquello desviar la atención de la chica a las palabras humanas que habían salido de sus fauces. Algunas gotas de saliva cayendo al piso, aunque se había contenido lo suficiente como para evitar que estuviera hecha de ácido. Aquellas palabras habían movido algo más dentro de ella, a pesar de sus esfuerzos. Una pequeña inseguridad adolescente que había guardado muy dentro de ella.

“Dime entonces ¿Cuál es mi sitio, según tú?”
Preguntó en un tono burlón, sin necesariamente pedir una respuesta concreta. La respuesta era implícita, en realidad no había uno. Siempre había sido un problema para Anise, el hecho de que nunca sentía que pertenecía en alguna parte. Aquello sólo había empeorado después de despedirse de Kaz, y había significado que Anise se había aislado de todos los que podrían haberle ayudado. Al entrar en ese mundo, ese era el comportamiento que había favorecido por sobre cualquier otro.

¿Hace cuanto no hablaba con alguien? Los pequeños intercambios con los otros dragones no contaban demasiado, ellos evitaban bastante a Anise y ella cortaba cualquier pregunta o intento de congeniar antes de que pasaran demasiados minutos. Aunque nunca había sido una chica muy sociable, sólo se puede soportar la soledad del silencio por un tiempo determinado antes de volverse loco. En especial cuando el silencio sólo se cortaba con susurros de un ser que intentaba infectar todos sus sentimientos con rabia y todos sus pensamientos con ácido.

“¿Crees que pertenezco a alguna parte?” Las palabras escaparon de su boca con rapidez, pero demasiado ligeras y honestas como para ser iguales a su última pregunta. Un pequeño brillo de desesperación, demasiado humano, resaltó en los ojos opacos y fríos de la dragona. Un segundo esfuerzo de su parte humana fue volver a su forma original, donde sabía que tenía menos influencia dracónica, pero no le fue posible. Tan sólo logró sacudirse un poco, pero sus ojos se mantuvieron con la misma intensidad sobre los de la chica del mechón rojo.
code by EMME


Anise VöguelAnd when I sit alone at night
your thoughts burn through me like a fire
You're the only one who knows who I really am
Emme
Anise Vöguel
Anise Vöguel
Inventario :  I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori] Uva-Azul I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori] D52eeg6-3718a248-9b3d-4d8a-8145-1c2e72b8eee0
Edad : 15
Nivel :
  • 1

Romper Regla I :
  • Si

Raza : Dragona
Mensajes : 22
XP : 115
Fecha de inscripción : 16/08/2019
Localización : ¿Qué te importa?
Neutral Canon
Neutral Canon
https://gameinlife.variousforum.com/t284-i-will-ever-linger-on-the-edge-unless-you-hear-me-anise-id-en-construccion#1328 https://gameinlife.variousforum.com/t290-we-re-all-see-through-just-like-glass-and-we-can-shatter-just-as-fast-anise-crono#1364

Volver arriba Ir abajo

 I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori] Empty Re: I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori]

Mensaje por Katori Takei el Mar Oct 15, 2019 8:40 pm

I'M ABOUT TO TEAR THIS FUCKING PLACE DOWN — Oh no, you're not.
MAÑANA - ~ZONA DE ESTACIONAMIENTO - C/ ANISE VÖGUEL
¿Era aquello una escama en su piel humana? ¿Un ojo de pupila rasgada, reptil, en su mirada frágil? ¿Qué hacía que Katori no se transformase para imponer lo que era? No le hicieron falta las primeras palabras de la contraria, la niña perdida, solamente su corrosiva actitud y cáustica mirada. Era como subir su escala de rock a simple noise. Su dragón quemaba todo ofuscando los sentidos de la japonesa la cual, firme y de brazos cruzados, miraba a aquel monstruo ácido.

Dejó que hablase. Analizó como podía sus palabras. En realidad su mirada vivaz estaba perdida para evitar parte de la furia. Su mano izquierda apretaba un puño. La música martilleaba su cabeza como escape, y sus recuerdos eran vividos, tal vez de su época de rebeldía, o tal vez de la vida que pudo ser y no fue. Con distorsión, entre los silencios de la entrecortada voz contraria, cargada de tanta rabia como desprecio por algo que la joven no identificaba, escuchaba aquella letra de la que tuvo la mala suerte de acordarse.

"Stop those voices in your head
They eat away your will
You've everything you need
Hate the way they make you weak
They bring you to your knees
And steal your power away
"

Ese mensaje, fuerte, resonaba. Sus dientes se apretaba. Pero tal y como recordaba eso, casi a propósito, entendía el significado de la voz. No se iba a dejar aplastar por el dragón contrario, porque si lo hacía, ¿cómo miraría a sus hermanos a la cara? Por mucho que quisiera comprobar tras su osadía verificando si el ácido era inflamable, sació parte de ese ímpetu momentaneo el nortar fragilidad. No se iba a aprovechar de alguien débil. Ella quería ir a su bola. Mejor que el resto o no, estaba a un lado de todo el conflicto. Respiró unos segundos más mientras el dragón esmeralda hacía su última pregunta. Tenía que atenuar el calor de sus ascuas. Renegar de lo que no era ella. De lo que su familia no querría volver a ver. Con ese pequeño fuego candente, decidido y latente sin quemar o estallar, Katori volvió la mirada al ácido que escupía a cada poco, negando, regresando a la realidad tras su pequeña abstracción. Tenía que encontrar el punto medio entre su humanidad sin dejar pasar la burla que había hecho sin necesidad.

— Tú... — Frunció un poquillo el ceño. Maldita era, pues la dialéctica no era su arte. — Pues para no tenerle a la muerte debes haber muerto un par de veces. Si no se lo tendrías. — Afianzó sus brazos cruzados y, altanera, cabezona, como si estuviera rechazando la voluntad de su padre hacía cuatro o cinco años, asintió. — Chica. Tú. Si eres esa... — Se detuvo, pateando una piedra del suelo, buscando el orden de sus palabras. — ...seguramente tus padres o tus hermanos te esperen. Seguro que te odian si te ven así. — Y, como una llama que cae con un rayo, se apresuró en matizar sus palabras. Katori no era agresiva, al contrario. Había conocido gente buena de todas razas e ideas y había visto y oído de personas retorcidas por el odio y la diversión adrenalínica de la muerte. O no tenían familia o, para ella, eran, en palabras de dragón, inferiores. — No voy a ayudarte a esa tontería. Déjales en paz. — Casi como una orden recordó una ocasión en la que tuvo que reñir al menor de sus hermanos por dedicarse a tirar unos cubos de basura de la calle por diversión. Eran pequeños, se peleaban, pero se querían mil veces más que el proceso de aprender y crecer.

Aunque Katori no tuviera certera de aquello también le gustaba ayudar a cambio de hablar. Sus palabras, pensaba ella, no eran discursos melodiosos o letras inspiradoras... pero le daba igual. Tenía que sacarse de dentro todo el aire que las normas habían asfixiado dentro de ella entre el dolor, la nostalgia y el miedo. Y le estaba gustando, para qué mentir, al menos por el lado de hablar por hablar sin parecer un dragón enloquecido por su propio ansia y sensación de divinidad.

Pero con los dientes cerrados tuvo que afrontar aquella pregunta. La que le hizo obligarse a no transformarse, pero también la burla que la empujó al borde del enfado como si se tratasen de dos cabras chocando sus cuernos para establecer su dominio en lo alto de algún monte japonés. — Yo qué sé. — Alzó su mano con desdén. Un feo gesto que se gestó en la incapacidad de Katori de darle una respuesta sin sentirse insultada y, además, ganar un tiempo. Bajó el mismo brazo y negó, respirando el aire como si fuese una ducha fría en pleno día acalorado. — Ve con otros dragones. O comercia. Todos lo hacen. — Los dragones no les daban una gran cantidad de comida desde fuera, pero a ella aquello le quedaba grande. Solamente tenía clara una cosa. — Un amigo me dijo que de un dragón sacarían comida para varios días, ¿sabes? Así que destrasfórmate antes de que vengan. —

Su mirada se viró a un lado, concretamente, perdiendo de vista al dragón. Estaba revisando que no viniesen los dueños de aquel territorio. Sin duda la japonesa, obcecada en su moderación neutral, no iba a ser parte de una reyerta. Pero tampoco se sentía ágil para decir algo que la hiciera reaccionar. — A nadie le gusta un dragón estúpido, así que deja de serlo y vivirás para ver a tus seres queridos y pertenecerás a algo, supongo. Como siempre. — Finalizó con un tono de voz más bajo, quieta en ese sitio. Todavía vigilaba el ácido para no ser la cena de la que presuponía joven, pero más allá de eso estaba segura, quizá demasiado, de que las cartas estaban de su lado... y que, por el contrario, el tiempo corría en su contra si la pillaban allí.

by emme




< class="ye1">
Katori Takei
Unprepared. But true.
Katori Takei
Katori Takei
Inventario :  I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori] 244612945031212  I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori] D52eeg6-3718a248-9b3d-4d8a-8145-1c2e72b8eee0 I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori] PAPIRO-REFLECTANTE
Edad : 18
Nivel :
  • 2

Romper Regla I :
  • No

Raza : Dragón
Mensajes : 91
XP : 265
Fecha de inscripción : 25/07/2019
Localización : Where music flows~
Neutral
Neutral
https://gameinlife.variousforum.com/t244-survive-protect-and-flow-like-music-id-katori https://gameinlife.variousforum.com/t247-you-only-live-once-crono-relaciones#1128

Volver arriba Ir abajo

 I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori] Empty Re: I'm About to Tear This Fucking Place Down [Priv. Katori]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.