Ambientación
El extraño evento a puertas abiertas de tu colegio debería haber sido la primera advertencia. Ya casi se acababa el año escolar, sólo los mayores de ocho años podían asistir a la celebración que prometía ser una de las mejores jornadas escolares.

Aunque todo estaba cubierto de nieve, el cálido sol invitaba a recorrer el decorado colegio. Tiendas de comida, competencias, juegos, eventos, música, foros de debate, tantas cosas sucediendo al unísono que fue imposible para cualquiera darse cuenta de la farsa.

Lo único que escuchaste fue la explosión proveniente del medio del terreno antes de que tus tímpanos retumbaran a tal frecuencia que los subsiguientes gritos de terror y agonía se convirtieran en silencio. El gas azul que lentamente nubló tu vista claramente tenía la misma procedencia. Sentiste como te ahorcaba, quemaba, ahogaba bajo el agua, como si tragaras arena o ácido; todo dependía de tus peores miedos mientras perdías el conocimiento.

En la oscuridad de la inconsciencia pudiste identificar palabras. Primero un susurro que te acarició mientras elegías tu nuevo destino, luego, cada vez más fuerte y como si proviniese de cada alma que había quedado atrapada en ese nuevo universo, las reglas del juego.

I. Jamás cooperarás con otras razas.
II. No intentarás comunicarte con el exterior.
III. Vivirás en este mundo y no en el exterior.
IV. Rompe una de las reglas, y un conocido de allá fuera muere.
¿Sobrevivirás el Juego?
Navegación
Registros
On-Rol
Últimos Temas
Administración
Sabías que...¿Cuando mueres vas directo al cementerio de los alrededores?
Sabías que...¿Eres irreconocible en tu forma de raza?
Sabías que...¿Si abres temas libres en ciertos lugares quizás los responda un canon?
Sabías que...¿Para cruzar la neblina debes cumplir ciertas condiciones?
Sabías que...¿Cada templo tiene un secreto?
Awards
Trama Global
Búsqueda de CanonsSi quieres ayudarnos a lanzar la primera trama global, revisa ese tema.
Afiliados Hermanos Little Fears Directorios
Créditos
Primero que nada, gracias a Emme, quién ha transformado el foro en esta maravilla, con una skin preciosa, widgets y perfiles. Además de que la gran mayoría de las tablas que usamos pertenecen a ella. Agradecemos infinitamente su paciencia con nosotros y a sus hermosas creaciones.

Por otra parte, quiero agradecer a nuestros usuarios y administradores. Todo aquel que se interesó en este proyecto y pone su granito de arena para mantenerlo vivo. Porque nosotros no seríamos nada sin ustedes. Y la administración, que a pesar de todo, siempre está ahí para todos nosotros, y se lanza con mis ideas locas y hacen que salga bien.

Atte. Persephone Hansen
Afiliados Élite Crear foro Crear foro There is no god here. For noone of us. [Priv. Faith Asher] SH3v5Xc bton 40x40 There is no god here. For noone of us. [Priv. Faith Asher] 35x35_zpsfv8nm3bt El secreto de Gambrinus
Evento Flashback


There is no god here. For noone of us. [Priv. Faith Asher]

Ir abajo

There is no god here. For noone of us. [Priv. Faith Asher] Empty There is no god here. For noone of us. [Priv. Faith Asher]

Mensaje por Melody Heilige el Dom Abr 07, 2019 7:21 pm

En las altas horas de la noche, algo, o alguien, se paseaba por los destrozados y abandonados pasillos del instituto. Parecía que la oscuridad era su acompañante, pues ésta rodeaba la figura haciéndola casi imperceptible al no haber apenas ninguna brizna de luz, exceptuando la que se filtraba por las grietas y rotas ventanas, proveniente de la luna. Sus pasos apenas emitían ruido alguno, y su respiración parecía incluso que fuera nula. Era una figura vacía. Una figura que parecía no tener vida alguna, a pesar de estar caminando.

Melodía:

...

A las afueras del edificio, a plena luz del sol, una pequeña niña de cabellos rubios permanecía sola en el patio. Era la hora del recreo, y aquella niña se los pasaba todos en un rincón, apartada del resto. Nunca comía su almuerzo, pues no tenía hambre alguna.

De pronto, un pequeño grupo de niños se acercó a ella. De entre ellos, el más gordito, dio un paso al frente, mirando a la pobre chiquilla por encima. Ella se mostraba asustada, ¿qué hacía tanta gente frente a ella?-¡Hola rarita! ¿Otra vez jugando sola? ¿A caso estás con los fantasmas o algo así?-Y-y-y-yo s-so-s-solo e-e-esst-t-toy p-p-pasando e-e-el r-r-rato s-s-s-so-so-sola...-La voz tartamuda de la pequeña se escapaba temblorosa por sus labios, en forma de un débil susurro.-¡Jajaja! ¡Aprende a hablar, nadie te entiende! Fantasmas, qué digo yo ahora. ¡Ni si quiera los fantasmas se atreverían a acercarse a ti!-Ante aquel comentario, todos empezaron a reír. Todos menos ella.-¿Quieres que te enseñe a hablar? Venga, a ver. Repite conmigo. "Meeee llaaaamooooo Meeeeloooodyyyyyy yyy soooooooy raaaariiiiitaaaaa."-...-¡Vamos, a qué esperas!-La niña comenzó a respirar de manera entrecortada, completamente aterrada.-¡He dicho qué lo repitas! ¿¡No me oyes o qué!?-En un intento de escape, Melody negó con la cabeza y trató de escabullirse corriendo hacia un costado. Sin embargo, se interpusieron en su camino y el niño gordito que parecía "el líder" del grupo le agarró por el pelo, jalándola con fuerza y tirándola al suelo.-¿A dónde crees que vas? ¡Tú de aquí no te vas hasta que aprendas a hablar! ¡Rarita! ¡Fea! ¡Monstruo!-Con un movimiento de su zapato lanzó un poco de arena a la cara de la pobre jovencita, la cual empezó a toser y a taparse el rostro.

Ella aguantaba con todas sus fuerzas. Aguantaba como podía las lágrimas que pedían a gritos escapar por sus ojos. "No voy a llorar. No voy a llorar. He de ser fuerte." Se repetía una y otra vez dentro de su cabeza, mientras que el agua brotaba de sus lagrimales. Fue una violenta patada en el estómago la que hizo que Melody dejara escapar un llanto, y acto seguido, explotase en un mar de lágrimas. Pronto se unieron más niños de aquel grupo, pateándola y formando un escándalo. Escándalo que obviamente no pasó por alto, pues en pocos minutos llegó una profesora que estaba de guardia. Al verla, todos se apartaron rápidamente, dejando ver a la chica en posición fetal en el suelo, cubierta de arena, mientras temblaba y lloraba.-¡Profe, profe! ¡Nos ha estado insultando y casi me pega! ¡Le ha dado otro ataque de los suyos!-. "No es verdad. ¡No es verdad! ¡Está mintiendo! ¡No le escuches!" -N-n-no... N-n-n-no e-e-e-es...-Entre llantos era completamente incapaz de decir nada. Y su garganta quería alzar la voz para gritar aquellas palabras que solo ella estaba escuchando.

...

-¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAGH!-Llena de dolor, Melody se tiró de los pelos. Su grito resonó con eco por todos los vacíos pasillos, seguido del sonido de sus pasos los cuales ahora sonaban fuertes y rápidos. Ahora, la figura comenzó a correr con fuerza por la oscuridad. Por unos momentos, un par de destellos violetas se escaparon por sus ojos, los cuales fueron oscurecidos en el acto por una espesa neblina de color negro que tapaba parte de su rostro. Entró en una de las clases, tijeras en ambas manos. Pero allí, solo estaba ella.-¡GRRRRRR!-Pateó con fuerza una vieja y desgastada silla, la cual apenas se movió mucho, ya que la difunta no tenía apenas fuerza. Pero ella no se rindió. Pateó la silla una y otra vez, viendo, en su lugar, a aquella niña de cabellos rubios que se cubría en el suelo del patio.

Una vez se desfogó, se acercó a una pizarra, la cual estaba colgada de lado en la pared y partida por la mitad. La otra mitad yacía hecha pedazos en el suelo, junto a un polvo blanco, señal de las tizas que alguien habría machacado y pulverizado bajo la suela de su zapato. Sin embargo, aún quedaba algún que otro diminuto trozo el cual podía escribir. Sin dudarlo, Melody agarró uno de esos trocitos y, casi con la punta de sus dedos, comenzó a pintar y garabatear con violencia lo que quedaba de aquella polvorienta pizarra.

...

Aquel había sido un día fatídico. Bueno, mejor dicho, un día como todos los demás. La niña se lamentaba en silencio mientras volvía sola a casa, bajo los rayos dorados del atardecer. Aún llevaba su vestido sucio y polvoriento, y el estómago todavía le dolía, justo como si alguien le hubiera introducido una mano dentro y le estuviera retorciendo las entrañas una y otra vez. De pronto, algo húmedo y frío cayó en su pequeña nariz. Y en su mejilla, y en su frente... Había comenzado a llover. Por suerte llevaba su paraguas. Un paraguas roto, el cual apenas se podía abrir y, cuando lo hacía, se doblaba completamente hacia un costado. Sus padres no querían comprarle uno nuevo, aquel de color rojo tan bonito que vio hace días en una tienda.

Entre el sonido de la pequeña tormenta, un extraño sonido llegó a los oídos de Melody. Eran unos pequeños maullidos, provenientes de debajo de un cubo de basura. Curiosa, la niña se acercó y se agachó para observar un pequeño gatito, posiblemente de un par de semanas o tres, temblando, intentando cubrirse de la lluvia.-Oh...-La joven tendió una mano hacia él. Éste solo se limitó a seguir maullando.-V-v-v-v-ve-v-ven ga-ga-g-gati-gatito... N-n-no te h-h-h-haré daño.-Ella acercó más su mano, intentando agarrarlo. Asustado, éste le propinó un mordisco en el dedo índice.-¡Ay!-Se sopló en la pequeña herida. Sería pequeño, pero aquel gato tenía los dientes bien afilados. Sin embargo, ella no se rindió. Tras varios intentos, mordiscos y arañazos, logró agarrar al gato, tomándolo con su brazo izquierdo mientras que con el derecho sujetaba como podía aquel desastroso paraguas.

Finalmente, llegó a casa. Nada más entrar, un fétido olor a alcohol inundó sus fosas nasales. Su padre ya había estado bebiendo otra vez.-¡Mira quién ha llegado!-Su voz retonó como un rugido desde el salón. Tras dejar el paraguas en un rincón, la niña se acercó para enseñarle aquel pobre gatito. Pero su padre ya se había levantado y estaba caminando hacia ella.-¿Q-qué llevas ahí, eh? ¿Otro puto animal de la calle? ¡Hip!-...-Ella simplemente agachó su cabeza. Odiaba ver a su padre así.-¡Dámelo!-Ella se resistió ante los tirones, pero claramente, la fuerza de su padre era muy superior. Tras forcejear un poco, agarró al gato por el pescuezo y caminó hacia la cocina.-¡N-N-NO! ¡P-PA-P-P-P-PARA!-La niña correteó tras él, solo para observar como éste lanzaba al gatito por la ventana como si fuera un pedazo de ropa sucio. Por suerte era el primer piso, probablemente no se hizo demasiado daño.-¿¡QUÉ TE DIJE LA ÚLTIMA VEZ QUE TRAJISTE OTRA MIERDA CON PATAS COMO ESA!? ¡HIP! ¡Q-QUE TE DARÍA UN BUEN C-CASTIGO! ¡VEN AQUÍ!-Tras gritar, Melody corrió escaleras arriba.

Una vez subió, pudo escuchar los llantos de su madre a través de la puerta de su habitación.-¡M-mamá! ¡Mamá!-La pequeña intentó abrir la puerta y a golpearla como podía, pero estaba completamente cerrada. Y para cuando se dio cuenta, ya fue demasiado tarde: su padre la agarró con fuerza por el brazo y se la llevó a la habitación de al lado, donde allí se pudo escuchar una bofetada y, ahora, los llantos de Melody, junto a más golpes contra la puerta.

...

De pronto, lo poco que quedaba de tiza salió volando contra la pared, estallando en cientos de pedacitos. Melody se volvió a tirar de los pelos, mientras que ahora, se arrodillaba en el suelo y se tapaba el rostro, dejando escapar un par de llantos. Poco después, alzó sus tijeras.

"Eres una inútil."
"¡Bicho raro!"
"¡ES TODO POR TU CULPA!"
"¡Déjame en paz, desgraciada!"
"Deberías estar en un puto circo."

-¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAGH!-Y fue aquí cuando se clavó con fuerza las tijeras en el estómago. Una, y otra, y otra vez. Sin embargo, no sentía dolor. No brotaba sangre alguna. No podía dejar este mundo.-Por qué... ¡POR QUÉ!-Gritó, con todas sus fuerzas.-¿¡POR QUÉ NO PUEDO MORIR DE UNA VEZ!? ¡QUIERO MORIR YA! ¡DA IGUAL CUANTAS VECES LO INTENTO! ¡NO PUEDO IRME!-Y tras ello, dejó caer las tijeras al suelo y se volvió a tapar el rostro, dejando escapar unos desgarradores llantos que rebotaban por las paredes.


There is no god here. For noone of us. [Priv. Faith Asher] Aswgfdsdf
Melody Heilige
Melody Heilige
Nivel :
  • 1

Romper Regla I :
  • No

Raza : Espíritu.
Mensajes : 18
XP : 145
Fecha de inscripción : 13/03/2019
Localización : En tus peores pesadillas...
Solitario Canon
Solitario Canon

Volver arriba Ir abajo

There is no god here. For noone of us. [Priv. Faith Asher] Empty Re: There is no god here. For noone of us. [Priv. Faith Asher]

Mensaje por Faith Asher el Mar Abr 23, 2019 6:27 pm

There is No God HerePasillosMedianochePrivado
Faith no había logrado pegar un ojo esa noche. ¿Qué le sucedía? Quizás la culpa que le carcomía por el berrinche que había montado hace ya una semana era la responsable. A pesar de que el resultado final había sido bueno, considerando que se les había unido Ewan, y el regalo que le habían hecho, Faith no podía evitar sentir remordimiento por las cosas horrorosas que había dicho y pensado.

Cuando ya no pudo soportar dar vueltas como pez fuera del agua sobre el sector del suelo que funcionaba como su cama, decidió levantarse. Abrió la caja blanca que había aparecido en su morral el día después de su berrinche, acariciando el terciopelo rojo en su interior, y extrajo el rosario de cuentas rojas de su interior. Procurando no despertarla, puso el objeto en su mano, esperando que eso fuera suficiente para que funcionara.

¿Cómo sabía lo que hacía? Era extraño, pero desde que lo tocó por primera vez sintió que aquel objeto era suyo, pero no le pertenecía. Se lo prestó a Oktavia aquel mismo día ya que tenía planes de salir a buscar comida y Faith tenía planeado intentar hacer trueques con los Elfos por lo mismo. Una hora más tarde, había sentido algo parecido a un golpe seco en el estómago, pero sin dolor alguno. No sabía cómo ni dónde, pero la sensación era que su amiga estaba en problemas.

“Vale, ahora por lo menos sé donde están.” Murmuró después de salir de la cafetería en puntitas, cerrando la puerta con cuidado detrás de ella. Levantó la cabeza hacia el cielo, contemplando la luna con su sonrisa característica. Hace bastante que no salía de noche, quizás desde que se había unido al grupo, era demasiado peligroso y Faith nunca había sido un ser muy nocturno que digamos. ¿Qué podría salir mal? Quizás encontraría a alguien que necesitaba ayuda, eso siempre excusaba cualquier otra cosa que le sucediera.

Sin bajar la cabeza ni romper aquella sonrisa, juntó las manos frente a su pecho, entrelazando sus dedos en un gesto de plegaria que había repetido miles de veces durante toda su vida. “Mi pecado te declaré y no encubrí mi iniquidad. Dije: “Confesaré mis rebeliones al Señor”. Y tú perdonaste la maldad de mi pecado.” Todas sus acciones desde que había muerto parecían tener más sentido, ser más importantes, tener más impacto. En especial ahora que se había recuperado de la horrenda crisis que había amenazado con hacerle perder la cabeza.

Observó cómo brotaban de su espalda un par de hermosas y prístinas alas blancas, y exhaló con un poco de alivio. Ahora, en retrospectiva, creía saber la razón detrás de aquella imagen que la mantenía despierta esa noche. Alas oscuras, plumas grises y negras con un pequeño tinte rojo, y un haz de oscuridad a su alrededor. “¿Es así como caen los ángeles, Señor?” Preguntó con curiosidad mientras caminaba sin rumbo, acariciando sus alas con dulzura. “Por favor, no vuelvas a soltar mi mano.” Murmuró, sintiendo que la garganta se le apretaba al solo recordar cómo se había sentido aquella mañana en el parque.

Después de lo que sentía habían sido horas, deambulando entre las afueras del colegio sin encontrar una sola alma, decidió adentrarse en el colegio. Sabía que era el lugar donde se encontraban tanto Reapers como Serafines, pero creía que mientras se alejara de aquellos dos grupos y no se metiera donde no era bien recibida, quizás encontraría alguien herido en los baños o algo por el estilo.

Un sonido extraño le llamó la atención apenas puso un pie dentro de su antiguo colegio. Había entrado por la ventana de un salón de clases, y desde allí era bastante apagado. Cuando lo volvió a escuchar, intentó seguir lo que ahora creía reconocer como un grito hasta su fuente. Después de un silencio, otro grito todavía ininteligible, y luego un llanto parecido al que había salido de entre sus labios en el parque. Completamente desamparado, y con nada más que perder, en especial porque era de conocimiento general que los Serafines no eran hospitalarios cuando se trataba de intrusos.

A paso rápido y sigiloso, Faith se hizo camino hacia el alma que en ese momento necesitaba ayuda. Sintió cómo su pecho se comprimía en respuesta al sufrimiento ajeno, y sacudió la cabeza para alejar el ataque de empatía que en ese momento tan solo empeoraría las cosas. Anda Faith, a ti ya se te pasó, ahora es tiempo de ayudar a alguien más, como lo hizo Ewan contigo. Se alentó en la oscuridad que se rompía sólo cuando los rayos de la luna se colaban por las ventanas.

Al girar en una esquina, se encontró con lo que parecía ser una figura en el piso. No creía estar tan cerca, por lo que la rubia se sobresaltó un poco, inspirando con rapidez y evitando soltar un gritito de sorpresa. Estiró su mano sin dudar por un segundo mientras se arrodillaba para acercarse al bultito que se cubría la cara. Intentó apoyar su mano sobre el hombro de la chica que no podía ver con claridad, y parpadeó en confusión cuando no sintió ningún tipo de resistencia.

Ladeó la cabeza con el ceño fruncido, quizás demasiado cansada como para comprender lo que había sucedido. Nunca había visto un espíritu, y en ese momento no reconoció a la chica como tal. Retiró su mano dubitativamente, y en vez le dedicó una enorme y dulce sonrisa que parecía brillar en la oscuridad de la noche. “Tranquila, no estás sola, estoy justo aquí contigo ¿Si?” Murmuró con cuidado en ese tono maternal que tan bien le salía, intentando que sus suaves palabras lograran calmarle lo suficiente como para detener aquel llanto.
Faith Asher + Melody Heilige
by emme




There is no god here. For noone of us. [Priv. Faith Asher] Faith_10

Sometimes the only payoff of having any Faith, is when its tested again and again every day
Faith Asher
Faith Asher
Inventario : There is no god here. For noone of us. [Priv. Faith Asher] R217_Spanish_Rose_Rosary_CUT_OUTFV
Edad : 17
Nivel :
  • 2

Romper Regla I :
  • Si

Raza : Ángel
Mensajes : 62
XP : 301
Fecha de inscripción : 28/12/2018
Localización : Camino al Cielo, si tengo suerte

Hoja de Personaje
Vida:
There is no god here. For noone of us. [Priv. Faith Asher] Left_bar_bleue120/120There is no god here. For noone of us. [Priv. Faith Asher] Empty_bar_bleue  (120/120)
Habilidades:
HabilidadesDescripciónDañoDefensa
Habilidad 1Romanos 13:4+3+3
Habilidad 2Salmos 147:200
Habilidad 3Salmos 3:30+5
Debilidad 1Romanos 12:1900
Debilidad 2Salmos 1:6-2-2
Debilidad 3Juan 6:5300
Rebeldes
Rebeldes
http://gameinlife.variousforum.com/t32-if-youre-here-and-alive-scream-it-into-the-sky-let-me-know-if-you-wanna-believe http://gameinlife.variousforum.com/t136-salmo-9012-cronologia-y-relaciones-faith#491

Volver arriba Ir abajo

There is no god here. For noone of us. [Priv. Faith Asher] Empty Re: There is no god here. For noone of us. [Priv. Faith Asher]

Mensaje por Melody Heilige el Miér Abr 24, 2019 6:19 pm

Como si de una canción nostálgica se tratase, los llantos de la mujer desgraciada alimentaban la caja de recuerdos que se escondía en algún recóndito y oscuro lugar de su corrompida cabeza, proyectando esas imágenes y voces que nunca más quería volver a ver ni oír. ¿Por qué ahora? ¿Por qué tenían que salir a flote y atacarla de esta manera? Ella ya había pasado por todo eso una vez, ¿por qué repetirlo? Melody quería lo contrario. Quería no recordar jamás su pasado. Quería arrancar las páginas de su historia, hacerlas pedazos y calcinarlas en una hoguera. Lo único que Melody había querido durante toda su vida, era ser FELIZ.

...

Sin duda, este había sido uno de los peores días de la semana. La plateada luz de la luna se filtraba entre la cortina semitransparente, revelando así a la pequeña niña hecha una bola en su cama. No estaba tapada por ninguna sábana, pues éstas yacían tiradas en el suelo de cualquier manera. Los llantos que se escapaban de sus rotos labios rebotaban en las paredes, haciendo eco, como si éstos tan solo se repitieran para reírse de ella. Dichos llantos estaban llenos no solo de tristeza y odio, si no también de dolor. Dolor proveniente de los múltiples moratones de su cuerpo, provocados recientemente por una de las personas que la trajo a esta fatídica y miserable vida. Ella se lamentaba entre las lágrimas que humedecían su rostro, repitiéndose que había sido condenada a pasar por un infierno solo por haber nacido.

Dicen que la oscuridad atrae a los monstruos. Monstruos que se representaron en forma de voces dentro de la cabeza de la pequeña Melody. ¿Qué sentido tenía seguir viviendo de esta manera? Hoy lo había pasado fatal, pero, ¿qué o quién le podía asegurar que mañana no podría ser peor? Mientras aquellos entes malvados seguían carcomiéndole la mente, la niña se levantó de la cama y, con pasos temblorosos y aguantándose el dolor de la paliza, se acercó a la ventana, para contemplar la hermosa luna llena en todo su esplendor. "Da igual cuantas veces suplique. Cuantas veces rece. Tú, quien quiera que seas, jamás has hecho algo por mi." Aquel día, Melody perdió toda esperanza. La pequeña brizna de luz que le prometía que mañana todo iría mejor se acabó desvaneciendo por completo. Estaba sola, sola en un castigo infinito, condenada por simplemente vivir.

Segundos después, la pequeña se secó las lágrimas como pudo y salió de la habitación, tratando de hacer el menor ruido posible. Se acercó al salón solo para ver la habitual imagen de siempre: su padre se había vuelto a quedar dormido en el sillón con el televisor enciendido, con decenas de latas de cerveza desparramadas por el suelo, botellas de whisky en la mesita y varios vasos vacíos de otros días anteriores, junto a ese fétido olor a alcohol que prácticamente se extendía por toda la casa. Tras ello, se acercó a la habitación de su madre. La puerta seguía cerrada a cal y canto, y no se escuchaba nada a través de ella. Posiblemente, estaría durmiendo. Tras ello, influenciada por los monstruos en la oscuridad, Melody se dirigió a la cocina y tomó unas enormes tijeras para cortar carne. Todo era culpa de ellos. En especial de su padre. Su padre le había hecho pasar por todo esto, así que... ¿Si acababa con él, se acabarían también todos sus problemas? Sí. "Seguro que sí. Esta será la última vez, padre.".

Volvió al salón, tijeras en mano, para posicionarse así frente a su padre sumido en un profundo sueño. Era ahora o nunca. Esta noche podía empezar una nueva vida para ella. Una vida donde podría ser feliz. Alzó las tijeras, dispuesta a clavárselas en el pecho, y...-...-Su cuerpo se detuvo. Su mirada estaba fija en el cuerpo de su padre. "N-no... No puedo. No puedo hacerlo. No es culpa suya." Pensó para sí misma, mientras bajaba poco a poco las tijeras. Acto seguido, se miró su demacrado rostro reflejado en ellas. Sus ojos violeta aún seguían enrojecidos por los llantos de antes. "Es todo culpa mía. Por haber nacido." Sin embargo, ella no quería seguir pasando por esto. Seguiría sufriendo día tras día por estar viva. Así que... ¿por qué seguir viviendo? ¿Qué podría ser peor que la vida que le había tocado? Seguro que, incluso más allá de la muerte, estaría mejor que aquí. Y entonces, la pequeña Melody volvió a alzar las tijeras, pero ahora... apuntando hacia ella.-¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHH!!!-.

...

-¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHH!!!-Una vez más, Melody volvió a clavarse las tijeras, insistente. Pero nada pasaba. Ni si quiera la muerte quería llevársela de allí, justo como siempre ha pasado todas las anteriores veces que lo intentó. Incluso fuera de este instituto.

Y en ese instante, sintió algo. Calor. Un agradable calor en su hombro, el cual se extendía lentamente por su gélido brazo. Lentamente, el alma en pena giró su rostro hacia un costado, abriendo los ojos de par en par en cuanto vio aquella bella figura de apariencia tierna y sonriente.-...-Melody le devolvió la sonrisa. Pero ambas eran diferentes. La del espíritu no reflejaba amabilidad y confianza como la de aquella muchacha, si no más bien, ésta reflejaba miedo, locura y odio. Desde luego, no era tan agradable como la suya.

Tras ello, Melody se apartó bruscamente de la muchacha echándose hacia atrás y levantándose de golpe, observando en el acto aquellas enormes alas de color blanco como la nieve virgen que parecían reflejar la luz lunar, brillando en la oscuridad. Solo con verlas, supo al instante de qué se trataba. La niebla negra que rodeaba el rostro del espíritu aumentó en intensidad, casi ocultándolo por completo, mientras que ella comenzaba a respirar de manera entrecortada.-Ah... Ah... ¡Ah...! ¡AAAAAAAJAJAJAJAJA!-Sujetando las tijeras entre sus dedos, Melody se llevó las manos a la cara y se arañó con fuerza las mejillas, para acto seguido comenzar a morderse las uñas mientras se tambaleaba hacia los lados, retrocediendo hasta chocar con la pared detras de ella. Ahora mismo, la chica desgraciada no sabía como reaccionar, y como resultado, estaba entrando en un ataque de histeria. No sabía elegir entre dos opciones.-Qué hago... Qué harás... ¿¡Qué hacemos!?-Volvió a arañarse la cara, para poco después abalanzarse hacia la muchacha y tirarse prácticamente encima de ella. Con una mano, le tendía unas tijeras con la intención de dárselas, y con las de la otra mano, le apuntaba al cuello con ellas.-¿¡Qué harás, qué harás!? ¿¡MATARME O TE MATO YO!?-Tras gritar eso, acercó aún más su rostro al de la chica, chocando ambas frentes y rozándose las narices.-TIENES EL PODER DE LA LUZ CONTIGO, ¿¡A QUÉ SÍ!? YA HE VISTO ESTO ANTES. YO ODIO LA LUZ, ¡¡¡TE ODIO!!! ¡¡TE ODIO A TI Y A TU SEÑOR!!! ¡ESTÚPIDO ÁNGEL!-Hizo algo más de presión en el cuello de la chica, pero a su vez, agarró con su otra mano la de la chica, pasándole las otras tijeras.-Mátame... ¡¡¡MÁTAME O TE MATARÉ YO!!! ¡¡¡TE VOY A MATAR!!! ¡JAJAJAJAJA!-.


There is no god here. For noone of us. [Priv. Faith Asher] Aswgfdsdf
Melody Heilige
Melody Heilige
Nivel :
  • 1

Romper Regla I :
  • No

Raza : Espíritu.
Mensajes : 18
XP : 145
Fecha de inscripción : 13/03/2019
Localización : En tus peores pesadillas...
Solitario Canon
Solitario Canon

Volver arriba Ir abajo

There is no god here. For noone of us. [Priv. Faith Asher] Empty Re: There is no god here. For noone of us. [Priv. Faith Asher]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.